Artículo online - Publicado el 09-08-22

América Latina

RECUPERAR EL MERCOSUR SOCIAL Y PRODUCTIVO

Por:

José Eduardo M. Felicio
Fue Director Ejecutivo del Instituto Social del MERCOSUR, Embajador en Paraguay; Embajador en Cuba; Embajador en Uruguay; Encargado de los países sudamericanos; Subsecretario y Coordinador del Mercosur para Brasil entre 2003 y 2006.

María Silvia Portela de Castro
Profesora en Programa de Pós-Graduação em Integração da América Latina Universidade de São Paulo; fue asesora de la CUT para la Coordinación de Centrales Sindicales del Cono Sur y del Foro Consultivo Económico Social -FCES; actualmente es consultora del Instituto del Lavoro y de la Fundación Friedrich Ebert.

El Mercosur simplemente sobrevive. Varios factores han generado esta situación: los cambios en el escenario político, principalmente en los últimos 5 años; la política depredadora del gobierno brasileño; la omisión y las dificultades económico-financieras.

El comercio intra bloque ha perdido la dinámica. Es difícil superar las manifestaciones de algunos gobiernos del bloque, que declaran su preferencia por una zona de libre comercio, y luego defienden la negociación de acuerdos comerciales bilaterales con las principales potencias (EEUU, China, etc.). También proponen el alineamiento con otros bloques de integración (Alianza del Pacífico) y la adhesión individual a acuerdos como el de la Unión Europea. De implementarse, estas intenciones comprometerían seriamente la integración del Cono Sur y la reactivación del UNASUR.

Sin profundizar en las estadísticas, veamos cómo repercute esta situación en Brasil:

– en 2021 las exportaciones brasileñas alcanzaron los 280 mil millones de dólares; las importaciones alcanzaron los 219 mil millones; un comercio total de casi 500 mil millones de dólares.
– el comercio intra MERCOSUR alcanzó 27.800 millones de dólares en 2011 y disminuyó a 16.900 millones en 2021
– a modo de comparación, el comercio total con la ASEAN fue de 8.300 millones de dólares en 2011 y aumentó a 19.000 millones el año pasado
– con China, pasó de 46.500 millones en 2011 a 90.000 millones en 2021.

Con la certeza de que el Mercosur beneficia al Brasil, siguen algunas propuestas, con enfoque prioritario en temas relacionados al desarrollo productivo y social.

1. Empleo e ingresos

En Argentina, Brasil y Paraguay, la tasa de desempleo es alta, al igual que la precariedad de las relaciones laborales. Sólo en Uruguay se mantiene un grado importante de protección. En Brasil 12 millones de personas están desempleadas, más de la mitad en condiciones precarias. En Paraguay, los empleos en las “maquilas” (que ya incluyen a más de 200 empresas brasileñas) son las de mayor crecimiento, con precarias normas laborales y de seguridad social.

Acciones inmediatas:
Diagnóstico de la situación; establecer medidas de emergencia para atender a las áreas más críticas

2. Integración productiva

Los programas de desarrollo agropecuario e industrial deben tomar en cuenta emprendimientos que amplíen la oferta de empleo en el ámbito del Mercosur y puedan contribuir a la construcción de cadenas productivas entre las iniciativas industriales y la actividad agropecuaria.

Acciones inmediatas:
– incentivar a los productores, empresas agropecuarias y de agricultura familiar, con financiamiento e incentivos, a procesar sus granos, carnes, cueros, minerales, etanol, fibras, frutas, etc., en el entorno de sus lugares de origen
– promover el desarrollo equitativo de todos los países del MERCOSUR, para fortalecer el bloque subregional y atraer a los vecinos sudamericanos y miembros de otros procesos de integración (Comunidad Andina y Alianza del Pacífico).

FOCEM

– El FOCEM, creado en 2005, debe volver a ser el instrumento de promoción, si es posible como banco de desarrollo, capaz de sumar mecanismos de captación de recursos a los aportes financieros de los gobiernos. Debe tener como foco la creación de cadenas de valor en dos o más países del MERCOSUR, en sectores con mayor utilización de mano de obra.
– El FOCEM también debe dar prioridad al financiamiento de la pequeña empresa, la agricultura familiar y la economía solidaria.

3. Derechos laborales y sociales

En los últimos seis años, las áreas de tratamiento de cuestiones laborales han sido relegadas a una categoría insignificante, principalmente debido a la política antisocial del gobierno brasileño. La Declaración Socio-laboral del Mercosur (DSL), por ejemplo, es un documento de carácter promocional, que debería asegurar el cumplimiento de las normas acordadas.

El Observatorio del Mercado Laboral puede ser un instrumento importante para realizar una radiografía del mercado laboral en el bloque y constituir un espacio de concertación tripartita sobre medidas que contribuyan a la generación de empleo y de calidad.

Acciones inmediatas:
-Actualizar el estudio de las diferentes legislaciones laborales nacionales y promover una estructura para fiscalizar el cumplimiento de la DSL y brindar las condiciones para el funcionamiento del Observatorio del Mercado de Trabajo, que debe vincularse con los Institutos Nacionales de Estadística y presentar sus datos.

4. La dimensión social

En 2007 se creó el Instituto Social del MERCOSUR (ISM) y en 2008 se aprobó el Plan Estratégico de Acción Social (PEAS), que orientaría las acciones gubernamentales y el trabajo del ISM en políticas de inclusión, acceso a la educación, salud y servicios público en general. El ISM fue prácticamente abandonado en los últimos años y Brasil ha dejado de pagar sus debidas contribuciones. La deuda acumulada supera los 3 millones de dólares.

Acciones inmediatas:
– Pagar deudas y permitir que el ISM apoye programas y acciones para combatir el hambre y la desigualdad.
– Fortalecer la representación y la acción de Brasil en el ISM.

5. Atención a las fronteras

El habitante de la frontera merece especial atención en las áreas de la salud, la educación, el tránsito fronterizo, la seguridad social y la obtención de empleo.

Acciones inmediatas:
– Simplificar y armonizar los requisitos sanitarios para el tránsito transfronterizo de personas, animales y mercancías
– Facilitar el acceso a los establecimientos educativos, en el propio país y en el país vecino, sin discriminación
– Garantizar la atención en la salud pública y/o el acceso a los planes de salud correspondientes en cualquier localidad fronteriza
– Posibilidad de obtener trabajo en cualquier lado de la frontera, sin obstáculos de documentación, y que se reconozcan los derechos laborales y de seguridad social.

6. Las instancias políticas y decisivas

En más de 30 años se ha producido una profunda transformación en el bloque, con la incorporación de nuevas estructuras, pero sin la preocupación por revisar lo que fue quedando atrás. Es necesario revertir el laberinto existente, formado por numerosos grupos temáticos, normas e instancias superpuestas.

Acciones inmediatas:
– Actualizar el funcionamiento de las pautas de negociación, analizar el flujo de información y las decisiones del bloque

7. El Foro Consultivo Económico Social y el Parlasur

FCES – El Foro Consultivo Económico Social – FCES comenzó a funcionar en 1996. En el FCES están representados diferentes segmentos de la sociedad civil, que reclaman espacios de observación en las áreas de negociación temática. El FCES está en condiciones de consensuar propuestas y demandas que contribuyan al avance de la integración. Sin embargo, ha perdido relevancia y dejó de recibir financiamiento y apoyo de la Secretaría del Mercosur para el desarrollo de estudios e investigaciones. Es necesario garantizar que el FCES tenga pleno acceso a la información y las condiciones necesarias para su funcionamiento.

PARLASUR- Creado en 2006, el Parlasur nunca logró completar su agenda, que preveía la elección por voto directo de los representantes de los 4 países. En 2019, en una reunión de presidentes del Mercosur, se acordó suspender las elecciones directas al Parlamento, decidiendo que los actuales integrantes cumplirían el mandato. Los próximos serán elegidos por los respectivos Congresos Nacionales. El argumento de los presidentes fue recortar gastos innecesarios y reducir la burocracia.

Acciones inmediatas:
– Reabrir el debate sobre el mejor sistema de funcionamiento y representación, para garantizar su rol de velar por la transparencia y la democracia, así como representar a las poblaciones de los 4 países en los órganos decisorios del Mercosur.

Finalmente

Nuestra preocupación con este artículo fue traer al debate algunos puntos y debilidades que necesitan ser corregidos y redescubiertos. Propuestas que provienen de nuestra experiencia como actores directos en el proceso de negociación del Mercosur, sea como representantes del Estado brasileño en las negociaciones, o como parte del movimiento sindical brasileño.

Suscribite al Plan Premium

Incluye:

Último número de la revista en PDF

Acceso a la colección de revistas digitales

suscribite